Prestar su licencia de importación para introducir el producto en los EE.UU. Vender el producto según lo acordado con el exportador. Solicitar al BATF la aprobación y registro del producto que se importa (si es la primera vez que se hace) y de la aprobación de la etiqueta (Certificate of Label Approval), y responsabilizarse acerca del cumplimiento de la legislación referente a envasado, marcaje, etiquetado, marcas comerciales, registro del producto, trámites aduaneros...
La normativa estadounidense acerca del etiquetado es muy estricta y normalmente supone unos trámites burocráticos que se pueden alargar mucho. Es aconsejable dejar al importador que gestione las aprobaciones de certificados de etiqueta. Sin embargo, es conveniente que el exportador español conozca toda la normativa referente a este tema para facilitar el trabajo del importador, agilizar los trámites burocráticos, conocer directamente como afectará esta normativa al diseño final de la etiqueta, etc...
La exportación de vinos y licores a los EE.UU. y su comercialización requieren un gran esfuerzo empresarial debido a una estricta legislación sobre bebidas alcohólicas y el control burocrático ligado a ella.